Hasta siempre José Luis Brown

2014 trajo consigo la Copa del Mundo de Brasil. Y Ganamos Todos quiso efectuar alguna actividad relacionada a la cita del balompié mundial. Organizamos un seminario que denominamos “La Copa del Mundo y su impacto en la Sociedad”. Para ello contamos con el apoyo de universidades Católica de Norte de Antofagasta, Católica de Valparaíso y de la Frontera de Temuco para llevar esta acción a esas tres importantes ciudades de Chile. Buscamos figuras de renombre internacional para que fueran los relatores y así logramos que durante semana estuvieran en Chile entregando sus experiencias e historias los ex jugadores Pedro Monzón, finalista de la Copa del Mundo Italia 90; José Luis Brown, campeón del mundo con Argentina en la Copa del Mundo México 86; el director técnico Víctor Púa, quien fuera el entrenador de la Selección de Uruguay en la Copa del Mundo Corea/Japón 2002; el ex árbitro FIFA argentino Héctor Baldassi, quien dirigió en la Copa América 2004 y la Copa del Mundo Sudáfrica 2010; el periodista argentino Ezequiel Fernández Moores, con presencia en 7 mundiales; y el Gerente de Marketing de la sede Belo Horizonte de Brasil 2014, Joao Gomide Leite Neto.

Así conocimos al “Tata” Brown con su grandeza, su humildad, su tesón, su historia de heroísmo en la final de México 86. Por eso no queríamos creer la noticia que este lunes nos llegaba desde más allá de la Cordillera de Los Andes: el Tata partió, falleció a los 62 años.

Cuando estuvo con nosotros esa semana de 2014, pudimos conocer al hombre, al padre, más allá del enorme futbolista que fue. Cientos de anécdotas a la hora de la cena, cuya sobre mesa se extendió siempre hasta a la madrugada.

Jamás olvidaremos tu cariño y paciencia con los niños antofagastinos en la cancha de tierra del llamado “Mugriental”. Tenemos en nuestra retina tu sabiduría en la charla con los jóvenes estudiantes de Valparaíso.

Fueron largas jornadas, muchas conversaciones, varios cafés, tediosos traslados. Y Tata jamás se quejó de nada. Nunca una mala cara, siempre una sonrisa y al final, cuando ya llegó la hora de la despedida, un abrazo enorme. No se cansaba de agradecernos, cuando éramos nosotros los agradecidos de tenerlo en nuestra tierra.

José Luis “Tata” Brown, por siempre en nuestros corazones.