Juegos de Vida: «Al otro lado de la Malla»

El año 2016 Miguel Holz  tuvo su primer acercamiento a Ganamos Todos a través de unas clínicas deportivas de vóleibol para niños en Iquique.

Este año, previo al viaje de las campeonas de Colina a los United World Games de Austria, iniciativa impulsada por Ganamos Todos y la Corporación de Deporte de Colina, apoyó los entrenamientos del plantel para fortalecer sus conocimientos y capacidades y hoy, en el inicio de las fiestas patrias, ha completado una serie de capacitaciones de vóleibol para profesores de distintos establecimientos educacionales en la ciudad de Calama, producto de un trabajo asociado entre nuestra entidad, Codelco y Comdes.

Miguel Holz Bodlaelder nació en enero de 1945 en Santiago de Chile. Su papá Pedro, aficionado y apasionado velerista, lo incentivó constantemente para la práctica deportiva desde su niñez.

Miguel dictando curso para entrenadores, Venezuela 2014.    Miguel en curso internacional para entrenadores, 2015.    Miguel entrenando a equipo femenino de Educación Física Universidad de Chile, 1966.

Estudió toda su etapa escolar en el Liceo Manuel de Salas de Ñuñoa, lugar donde comenzaría a desarrollarse por completo a la disciplina del vóleibol cuando cursaba primero medio. Es en esta misma comuna, también, donde conocería a su actual esposa, Bernardita Guerrero, cuando él tenía quince años de edad y ella trece. Los chispazos del primer amor que se extendería a lo largo y ancho de sus vidas y que arrojaran los invaluables frutos de dos hijos: Gabriel Y Mauricio, y quienes, a la vez, continuaran prolongando esta bella historia de romance y compañerismo hasta sus seis nietos, Diego, Pedro, Amalia, Lupe, Laura y Margarita.

Ingresa a estudiar Educación Física a la Universidad de Chile en 1963 y, paralelamente, comienza a desempeñarse como entrenador de las divisiones inferiores de vóleibol de la Universidad Católica. Una vez egresado, empieza a ejercer como profesor en diferentes colegios de la capital y, además, obtiene una beca para educadores deportivos en Francia especializado en vóleibol. A su regreso, trabaja en la Alianza Francesa y, seguidamente, en la Escuela de Educación Física de la Universidad de Chile, hasta 1981, como instructor para estudiantes de Educación Física.

Hijos y nietos de Miguel.    Miguel en capacitaciones de vóleibol Ganamos Todos en Calama 2019.    Miguel en capacitaciones de vóleibol Ganamos Todos en Calama 2019.

En 1977 forma parte del cuerpo técnico de la selección chilena de vóleibol masculina  en sus distintas categorías, llegando incluso a convertirse en jefe técnico y entrenador de las mismas hasta 1983. Allí obtiene el tercer lugar en campeonatos sudamericanos en menores, juveniles y dos veces por la categoría adulto, junto a una clasificación a la Copa del Mundo, dos clasificaciones a mundiales juveniles y una al campeonato mundial adulto. Junto con lo anterior, Miguel logró alcanzar relevantes resultados a nivel de clubes, dirigiendo al equipo del Estadio Español en competencias continentales.

Desarrollando el rol de instructor en la Federación Internacional de Vóleibol (único en Chile), Miguel ha dedicado gran parte de su carrera profesional a la formación eficaz de futuros líderes del deporte en su especialidad. Uno de sus aprendices, David Vásquez, señala:

-En un comienzo lo veíamos como una figura intimidante, teniendo en cuanta, además, sus importantes grados obtenidos en la Federación Internacional. Con el tiempo lo percibí como una persona muy correcta, a la cual sus alumnos y jugadores le entregan un enorme cariño. Es un profesor que tiene los conocimientos muy claros en el contexto teórico y que los aplica de forma apropiada en el ámbito práctico.- Agrega.

Despierta el respeto y la admiración de quienes lo rodean, pues sus méritos repercuten más profundo todavía que sus victorias y metas superadas. El aura reflectante impacta a través de su longeva dedicación, su vocación implacable y la humildad genuina que le permite transformarse en un referente al alcance inmediato de quienes intentan replicar su gran obra.

Seguidas y probablemente numerosas generaciones heredando las semillas del deporte entremezclado con la más puritana humanidad.