Noticias

Juegos de Vida: “Lo mejor del recreo”

HOLA

Imagen Noticia Jugamos Todos, Escuela Gabriela Mistral.

Básquetbol, vóleibol y tenis fútbol son los juegos que se replican en cinco establecimientos educacionales municipales de Antofagasta, aunque la cuerda y el taca taca, en algunas de ellas, también han ocupado un lugar en los recreos de cada día.

El programa Jugamos Todos, establecido desde hace varios semestres por el trabajo asociado entre Minera Escondida y la Fundación Ganamos Todos, tuvo su esperado despegue de temporada 2019 el pasado 3 de mayo, en una dinámica ceremonia realizada en la Escuela República del Ecuador.

Jugamos Todos, Mejillones 2018.

La hemos visitado en múltiples oportunidades, allí nos hemos reunido para festejar también ceremonias de clausura. Está ubicada en la zona central de la ciudad y tras su fachada, en un fondo temático majestuoso para las labores cotidianas de todos sus integrantes, se asoma con personalidad infinita la danza del mar.

En esta temporada, el monitor a cargo será Andrés Leyton.

-Es un desafío muy motivador.- Nos señala- Es una instancia de más distención donde se pueden generar lazos de confianza, teniendo en cuenta que soy nuevo en la escuela. Y este año deseamos ser aún más inclusivos. Queremos que todos los alumnos participen, sin importar el género, nacionalidad o condición física.

Jugamos Todos 2018, Liceo Mario Bahamondes Silva.

Tanto representantes de Minera Escondida como de nuestra Fundación reanudaron este período con la presencia enérgica de los alumnos del establecimiento, junto con los directores del resto de las escuelas impactadas.

Luego de entregar algunas palabras, los niños montaron en el patio las actividades que ya conocen a la perfección.

El inspector Rodrigo Barnao, quien fuera monitor del programa hasta el año pasado, conversa detalles al respecto:

-Cuando tienen tiempos libres, no dudan en sacar ellos mismos los materiales para, posteriormente, dejarlos ordenados. Se preocupan de su cuidado, y desarrollan las actividades en completo orden. Por otra parte,- agrega- la convivencia escolar ha mejorado asombrosamente. Los alumnos permanecen ocupados en el juego.- Concluye.

Los propios alumnos ordenan las actividades.

Así han creado un espacio para conocer mejor a sus compañeros, para comprenderse, para respetarse. Allí dejan de lado unos minutos sus artefactos tecnológicos y se divierten como nos aconsejaban nuestros padres y los abuelos: al aire libre, de pie sobre el suelo y moviéndose sin parar. Asimilando que la mayor parte nuestra alegría se nutre de las cosas más simples y los actos más sencillos.

¿Por qué no probarlo también en clases? Los recreos han contrastado un mejor color. Ejercitar la mente y cuidar nuestro cuerpo puede llegar a ser muy divertido y hasta electrizante.

Un par de cuerdas y un balón, definitivamente, pueden hacer la diferencia.


Últimas Noticias

<
>

¿Qué es lo que busca?