Juegos de Vida: «Un rostro Familiar»

Catalina Meneses Arriagada comenzó a desarrollarse como entrenadora de vóleibol para todas las categorías en el Colegio Pucalán Montessori este año, luego de egresar de la carrera de Educación Física. Lideró al equipo bicampeón Sub 15 de Colina en toda su campaña 2019, incluyendo el viaje a los United World Games en Austria, en consecuencia de un trabajo asociado entre la Corporación de Deportes de Colina y Ganamos Todos.

Desde muy pequeña, y gracias al permanente incentivo de sus padres, Catalina se dedicó asiduamente a la práctica del deporte, experimentando en las disciplinas de la natación, el atletismo, el hockey y el vóleibol, siendo esta última su predilecta y abocándose por completo a ella a partir de los trece años de edad. Su hermano menor, Javier Meneses, igualmente recibió este estímulo familiar e incluso, actualmente, reside en Francia dedicándose profesionalmente al mundo del rugby como jugador.

Catalina junto a sus padres Javier y Virginia, titulación Ed. Fìsica 2018.    Catalina de viaje por Pucón 2018.    Catalina a los 2 años de edad junto a su padre Javier.

Catalina atravesó por distintos clubes y escuelas formándose como voleibolista, y de manera muy precoz fue convocada a la Selección Nacional. Con apenas catorce años comenzaría a entrenar disciplinadamente y a competir incluso en torneos internacionales, tales como las Olimpiadas Universitarias en Corea del Sur el 2015, representando a Chile en una convocatoria de las mejores jugadoras universitarias chilenas elegidas de la Liga Nacional de Vóleibol en Santiago y, además, los Juegos Panamericanos de República Dominicana del mismo año, donde el plantel femenino obtuvo una importante medalla de bronce.

Recuerda con gran afecto los esfuerzos de su padre Javier y el suyo propio durante su niñez y adolescencia, donde debía ir a dejarla y a buscarla a sus distintos lugares de entrenamiento en el centro de la capital desde la localidad de Batuco. Viajes recurrentes que semana a semana forjaron un semblante de vocación y rigor en la historia deportiva de Catalina.

Su mamá, Virginia Arriagada, nos relata:

-Catalina es una persona encantadora, amistosa y divertida. Es un poco tímida a veces, aunque no se note mucho. Es tremendamente responsable con sus obligaciones y los temas que le apasionan, y también rescato su sensibilidad, solidaridad y lealtad- culmina.

Catalina disputando final de liga de vóleibol universitaria 2017.    Catalina junto a equipo de vóleibol de Colina de paseo por Austria 2019.    Cataina junto a equipo Pucalán coronàndose campeonas del clasificatorio de Colina rumbo a los United World Games 2019.

La maravillosa vivencia de enseñar su pasión en el colegio donde se crió durante toda su vida, Pucalán Montessori, y conducir a las campeonas colinenses hasta un valioso segundo lugar en la Copa de Plata de este certamen europeo, generó una inmensa gratificación en su corazón jovial, presenciando el mejoramiento técnico de sus alumnas y apreciando una unión grupal cada vez más fortificada, alcanzando igualmente un lazo de amistad con los apoderados.

No falla en los talleres, juega y se pasea por los rincones de su querida comunidad escolar donde su rostro se vuelve gratamente conocido, tanto por el cuerpo docente como por los estudiantes.

La misma niña que cursó todos los niveles con un buen rendimiento académico, ahora traspasa sus conocimientos a las generaciones posteriores, fomentando el sano entusiasmo por realizar actividad física, transmitiendo los principios del compañerismo y el trabajo arduo en el admirable afán por conquistar las metas y entreabriendo un sinfín de posibilidades hacia el futuro, pues recién ha cumplido veintitrés años y los aprendizajes asoman en su vista como un vasto terreno de crecimiento y consagración.

Una campeona formando nuevos campeones.