Noticias

Rosendo Panchillo cumplirá el sueño de jugar en Europa: de Puerto Saavedra a Austria

HOLA

Imagen Noticia Rosendo Panchillo junto a su entrenador, José Rapiman, autor de estas líneas, y Dany Salas, Coordinadora de Cultura y Deportes de Puerto Saavedra.

De pronto se lo están peleando: hay quienes dicen que es de la comunidad de Romopulli, otros que vive en Rucatraro. A él, mientras tanto, ajeno a cualquier clase de polémica, nadie le quita su amplia sonrisa de la cara. Su nombre es Rosendo Panchillo, tiene doce años y como muchos a su edad, la pelota es su compañera de desvelo. Cuentan que es un crack, que tiene una visión de juego especial, que sus pases son puñales para las defensas rivales y que cada vez que tiene tiempo, cuando logra gambetear el cuidado de los animales y de la tierra, busca a la redonda y la patea sin temor a que un auto aparezca por delante. Rosendo es de familia mapuche y vida rural, con cuadras que son kilómetros y sueños cercanos, como subirse arriba de un viejo árbol que ni el viento ladea. No se cree los piropos que le lanzan, él solo juega porque le gusta. Es hijo de José Panchillo y Margarita Puen. Tiene una hermana, Scarlett, y un hermano, Adán. Rosendo es el mayor.

Formado en el patio de su imaginación, con pichangas iniciales en el barro de su humilde escuela y ahora perfeccionando sus habilidades en el Club Municipal Futuritos de Puerto Saavedra, para Rosendo estos últimos días han sido más que especiales. Junto a los Futuritos se dieron cita al Torneo de Menores que organizó el Gobierno Regional en el que participaron las selecciones de las 32 comunas de la Región de La Araucanía. Dicen que el torneo fue tremendamente disputado, con trancadas, espíritu y golazos. Lamentablemente, Rosendo y su equipo no alcanzaron la victoria, quedando en el camino pese a haberlo dado todo. El campeón, para hacer más cruda la derrota, ganó la posibilidad de participar de un torneo similar, pero esta vez en Austria. Aseguran que Rosendo no alcanzó a sentir envidia, pero sí pena.

Rosendo, abajo, el cuarto de izquierda a derecha, junto a su equipo de Puerto Saavedra.

Sin embargo, los veedores de la Fundación Ganamos Todos, quien ejecutó este programa, al ver la capacidad del pequeño crack lo invitaron a formar parte, como refuerzo, de Villarrica, la selección ganadora. Y de pronto, el viento ladea el árbol y haciendo palanca lo mandará a volar y a viajar por el mundo, junto a la pelota que tanto quiere.

Texto sacado desde el Facebook de José Rapiman

El pequeño crack junto a sus profesores y Dany Salas bajo el arco donde forja sus sueños.


Últimas Noticias

<
>

¿Qué es lo que busca?